Hábitos de vida saludable y ética laboral

En el Día Mundial Contra el Cancer, nos gustaría recordar la importancia de la prevención adecuada, diagnóstico temprano, tratamiento oportuno, rehabilitación, cuidados paliativos y mucha investigación. Nuestro modelo de vida acelerado nos lleva a un ritmo en el que podemos llegar a perder el control de nuestras prioridades, nuestras emociones y también nuestra salud. Anteponemos lo urgente a lo importante y dejamos que estrés sea el que guíe nuestra toma de decisiones diaria. Necesitaríamos rediseñar un entorno laboral y personal más coherente y mas consciente. Una nueva economía y una nueva filosofía de trabajo son esenciales no sólo por nuestra ética sino también para nuestra salud física.

¿El motivo? Un metaanálisis publicado en la revista Future Oncology revela que el estrés crónico no solo acelera el avance de los procesos metastásicos, sino que también es uno de los factores que promueve la aparición del cáncer ya que fomenta la inflamación y produce una disrupción neuroendocrina del ritmo circadiano.

Según nos muestra este y otros estudios, hay relaciones evidentes entre el estrés psicológico y el cáncer. Entre ellas, encontramos por ejemplo, cómo la gente con estrés puede adoptar ciertos hábitos compulsivos para saciar la ansiedad: fumar, beber alcohol, comer en exceso o comer alimentos perjudiciales para la salud. Estos factores asociados, aumentan el riesgo de la persona de padecer cáncer.

¿Qué es el estrés psicológico asociado al trabajo?

Las realidades sólidas de nuestros abuelos, esas que infundían seguridad, ya no existen. El mundo ha cambiado, dando paso a una realidad provisional, cargada de novedades e incertidumbre que a menudo resulta agotadora. Vivimos una “realidad líquida” marcado por el “trabajo líquido”. El estrés tiene un enorme impacto mental y emocional, pero también afecta a nuestro cuerpo. Cuando se dispara el nivel de cortisol, la hormona del estrés, se producen una serie de cambios físicos, como el incremento de la presión arterial y la desregulación del nivel de glucosa.

En la modernidad líquida todo es inestable y precario, incluyendo el trabajo, que debería ser una de nuestras mayores fuentes de seguridad y pilar básico para construir y proyectar nuestra vida. El trabajo para toda la vida ha desaparecido dejando paso a un trabajo líquido, “una guerra de todos contra todos, que resulta cruel, competitiva y moralmente devastadora”.

Algunos momentos de la vida pueden llegar a ser muy estresantes, aunque muchos de nosotros le añadimos aún más tensión preocupándonos innecesariamente o deseando abarcarlo todo. De esta forma, terminamos sobrecargados de tareas y compromisos que terminarán pasándonos factura si no somos capaces de tomar un respiro del día a día y descansar. Todos hemos estado en esas situaciones de la vida diaria que te llevan al límite. Las constantes llamadas telefónicas, los correos electrónicos que no te da tiempo a revisar, los mensajes de texto sin leer y muchas otras cosas que sin ser importantes, te transportan a un estado de constante urgencia.

La salud mental, al igual que la física, se puede fortalecer para que seamos capaces de lidiar mejor con el estrés cotidiano y estemos más preparados para afrontar la adversidad cuando llame a la puerta de nuestra oficina. Si algunos de estos síntomas te resultan familiares, quizá ha llegado el momento de hacer un alto en tu vida cotidiana y valorar el nivel de estrés al que estás sometido. En la vida, hay situaciones inevitables y momentos difíciles, pero la manera en que lidies con ellos y la actitud que asumas pueden ayudarte a reducir el nivel de estrés. Estos cinco ejercicios sencillos para recobrar la calma rápidamente pueden ayudarte o al menos servir como punto de partida.

By |2019-02-04T14:45:39+00:00febrero 4th, 2019|Blog|0 Comments

Leave A Comment

X