Isabel Porras

Isabel Porras

Isabel Porras

Track 3 . 7 Good practice to be replicated: Santa Cleta, Centro de Ciclismo Urbano. Proyecto replicable: sin cadenas

La forma en que nos movemos refleja parte de nuestra organización social y ha sido parte de nuestras ciudades. Los transportes implicaban oportunidades de socialización y participación en la vida pública. Las mujeres y los hombres tienen diferencias en cuanto a patrones de movilidad. Las características de las rutas, las razones de los viajes, las realidades y las necesidades son diferentes.

Después de las estadísticas, los hombres se mueven más rápido, más lejos y sus itinerarios suelen ser más uniformes, utilizando más el coche privado, mientras que las mujeres hacen viajes más cortos, menos lineales y hacen un mayor uso del transporte público y de los trayectos a pie. Los años de experiencia desde el auge del uso de la bicicleta en Sevilla, nos han hecho conocer lecciones importantes y datos satisfactorios sobre el aumento del número de personas que han decidido utilizar la bicicleta todos los días.

Hay una brecha en el uso de la bicicleta entre hombres y mujeres en Sevilla, alrededor del 68% de los hombres vs. 32% mujeres según el último conteo realizado en 2011 (SIBUS, 2012). Tenemos indicios claros de que esta desproporción está influenciada por diversos factores como la edad, las circunstancias o las áreas de la ciudad, pero también tiene que tener en cuenta otras variables para entender por qué la mayoría de las mujeres no utilizan la bicicleta como transporte regular en su necesidades de movilidad. Diferencias en los hábitos y roles asignados por género, diferentes percepciones de riesgo y seguridad que tienen que ver con las diferencias en la forma de educar y desarrollar habilidades físicas y de autoconfianza (especialmente en edades avanzadas), a través del mantenimiento de ciertos estereotipos, de las imágenes de mujeres y hombres. Estos son algunos de los factores que intervienen en la elección de un medio de transporte o de otro.

La escasez de datos sobre movilidad desde una perspectiva de género ha sido demostrada en varios estudios. Conocer las percepciones y prácticas relacionadas con la movilidad cotidiana y los usos del espacio urbano, así como las limitaciones que están detrás de la desproporción en el uso de la bicicleta entre hombres y mujeres es esencial para el diseño de políticas e intervenciones a realizar en una movilidad sostenible. El proyecto Sin Cadenas de Santa Cleta está trabajando para reducir esta brecha de género a través de una bici-escuela para mujeres adultas y muchas actividades de sensibilización de género con magníficos resultados.

Objetivos e intereses para ser replicados o ampliados:

  • Mejorar la movilidad sostenible de las mujeres en la ciudad. Reducir la brecha de género en el uso de la bicicleta en la ciudad. Más de 300 mujeres han aprendido a andar en bicicleta con la escuela de bicicletas.
  • Creación de un negocio ético con un gran retorno social. Una pequeña acción con un impacto contra el cambio climático.

See this presentation on the 21st April at 12:45 Auditorium